Tu remolcador

Un buen remolcador es la mejor forma de iniciar un vuelo con garantias de éxito.

Remolcador y velero

No siempre es posible, ya lo sabemos. Pero este es uno de los motivos de que el símil elegido sea el de los veleros y no el de los grandes aviones de pasajeros.

Para empezar a volar en velero ecesitamos tomar altura y eso sólo lo conseguimos gracias al arrastre de nuestro remolcador que se ha dencargar de llevarnos suavemente, sin tirones ni baches de sustentación hasta una zona en la que las corrientes de aire nos faciliten un vuelo suave y agradable que nos permita ir adquiriendo confianza y habilidades para enfrentarnos al nuevo y apasionante reto de volar.

Es muy importante que nuestro compañero o colega que nos sive de guia al principio goce de nuestra confianza y nos permita apoyarnos en él en todas aquellas dudas y temores que nos irán surgiendo según queramos hacer cosas nuevas con los cavales en este mundo tan criptico, a veces, de las TIC.

Pero también es muy importante que sepamos admitir sus sugerencias y sus opiniones expertas; no indiscutibles, por supuesto. Es la realidad de nuestra aula y nuestros chicos/as lo que va a primar, pero para aprender no está nada mal fijarse en lo que a los demás les ha salido bien y nuestro lazarillo, en estos comienzos, debe de gozar de toda nuestra confianza.

Cuando volemos sólos ya nos aventuraremos poco a poco en las piruetas.

Remocador desde el velero

DespegandoDestrabar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *