Nuestras alas

Eso del vuelo es una metáfora; evidentemente. Pero, ¿De verdad estamos soñando con volar? ¿O forma parte de nuestras capacidades tecnológicas?

img_vuelo3.jpg

Para volar hay que dotarse de alas y si cada pájaro tiene si silueta y estilo de vuelo y cada velero o aeroplano su envergadura, coeficiente de penetración o superficie de sustentación; cada uno de nosotros tenemos nuestras alas imaginarias que nos permiten hacer piruetas en el aire.
Volar y soñar son dos cosas que el hombre ha tenido asociadas desde antaño y a algunos los sueños nos han acompañados siempre con dos alas o elementos de sustentación: El vuelo en sí mismo y la posibilidades que las tecnologías nos ofrecen para comunicar y enseñar. 

Ojalá que fueramos capaces de crear veleros con alas tan eficaces que permitieran que nuestros alumnos alcanzaran cotas muy superiores a las nuestras. Que su vuelo fuera más suave y que con la altura fueran ganando en una perspectiva de la realidad más ámplia y generosa para que sus horizontes se hagan extensos y límpios por encima de los nubarrones de la ignorancia, el oscurantismo y los manejos.

Pero…, si lo podemos soñar. ¿Por qué no vamos a luchar por ello?. Seguro que conseguimos que vuelen un poco más alto. ¿Vamos a poner límites en vez de alas?

Pues ¡A Volar!

Veleros al vientoElegir Aparato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *