> EA2ABJ > Relevos II

Relevos II

Posted on 01/06/2012 | No hay comentarios en Relevos II

Y ya que hemos hecho referencia a los relevos que periódicamente sufre o padece cada unidad, quiero hacer referencia a otro que también fue famoso.

D. Francisco Pina Alduini (BOE con un nombramiento suyo) había estado en la base de Tte. Coronel y había dejado un recuerdo difícilmente olvidable de los viernes militares y de su constante exigencia, a veces incongruente. Ascendió, se marchó y, como les pasa a las aves migratorias, volvió. Pero esta vez de Jefe. Sustituyendo a un maravilloso jefe que dejaba tras de sí una estela de buenhacer, caballerosidad, dotes de mando y todo lo bueno que se pueda decir de un jefe. Era D. Rafaél Sanchiz y Álvarez de Quindós (hay un error en el nombre y se tiene que refierir a D. José Joaquín que luego fue General de Brigada- Cita de su audiencia con el generalísimo) Marqués de Pescara (que lo fue de 1950 a 1980). Era noble, pero de verdad. Le hicimos una despedida “por todo lo alto”. Pocos días después vino el Sr. Pina  y siguiendo la costumbre, le preparamos en los respectivos pabellones un vino de honor, bueno … español, para recibirle. Pues bien, “Veni, Vidi, Vinci”, llegó cuando ya estaban cansados de esperarle mirando las bandejas de croquetas, patatas, rodajas de embutidos, aceitunas, etc, etc, y las botellas sin abrir; bostezando por el doble motivo de esperar aburridos y contemplar ambrientos. Llegó con su adusto genio acompañado por algunos jefes y oficiales, se puso en la cabecera de aquella larga mesa; sin una sonrisa ni un gesto de saludo o de agradecimiento a aquel acto que no teníamos obligación alguna de realizar y que se hizo por consideración a un jefe que poco tiempo antes había estado con nosostros. Irgió su cabeza sin más preámbulos y espetó:

“Muchos de ustedes ya me conocen, los que no seguro que han oido hablar de mi. Obren en consecuancia.”

En aquel acto yo no estaba presente porque estaba recien destinado a la Académia General del Aire, por lo que me libré de “obrar en consecuencia”.

M.F.G. Escrito en Alicante en enero de 1994.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *