> Sociedad > Más Europa

Más Europa

Posted on 13/06/2012 | No hay comentarios en Más Europa

Parece que no somos los únicos que tenemos que sufrir accidentes para que se nos ocurra poner semáforos o quitar los pasos a nivel. Ahora que el agua empieza a llegar a los campos vecinos resulta que sí; que esto sí que es una riada y cuando los griegos pedían auxilio sólo era que ellos se había metido demasiado hondo.Efectivamente, lo que parece que tantos y tantos hemos opinado durante años o décadas resulta que ahora se les ocurre a los gobernantes.

No existe otra moneda, más que el euro, que no tenga un banco emisor y controlador. En nuestro caso tenemos un Banco Europeo que no hace más que lo que le dejan unos u otros y al son del viento que más sopla, según los intereses de uno, o en todo caso dos socios. Por supuesto que necesitamos más Europa. Una unidad monetaria; sin unidad, o al menos un gran equilibrio entre los integrantes, no tiene sentido y nos ha llevado, en parte, a dónde estamos. Cómo es posible que no nos hayamos dado cuenta antes de que la misma moneda con el mismo cambio no puede estar sujeta a valores relativos completamente distintos. Antes cuando salíamos de España y veíamos que con la peseta se podía comprar muy poco, decíamos aquello de “qué pequeña es la peseta”. Ahora, cuando salimos por Europa con nuestros euros en el bolsillo y nos enfrentamos al valor relativo de las cosas en diferentes paí­ses de la unión, uno piensa si es posible que la moneda realmente sea la misma. Y no sólo eso, si no que el tratamiento de los servicios y las políticas fiscales sean tan distintas en unos y otros paí­ses.

El otro día pensaba en el euro español y el euro alemán, a la luz de los tipos de interés a los que se prestan unos y otros. Cualquier día de estos nos podemos encontrar con paradojas tan curiosas como que tengamos que mirar el revés de cada moneda para saber si es española o alemana, porque si en los mercados el valor es tan y tan distinto, ¿No llegará eso a los “mercadillos”?. De momento ya tenemos “Mercadillos” en Grecia que se han inventado la moneda. En la conversaciones de terraza de bar ya nos repartimos (entre sonrisas, de momento) las tareas para atender el huerto, a los animales, los frutales, las olivas para aceite, las viñas para vino, los campos de secano para el cereal y los espacios de trabajo en casas de uno y otros. Objetivo, que cuando volvamos al siglo XVI tengamos planificado algo de cómo nos vamos a organizar.

Me da la impresión de que efectivamente ha llegado el momento de organizarse. Las bases sociales están empezando a ver esa necesidad para poder presionar y mostrar su hartazgo y la necesidad de un cambio en las forma de gobiernos y las prioridades. Pero además los gobernantes están también empezando a ver que hay que buscar salidas a la situación. Las organizaciones de la base de la sociedad es posible que sean, en muchos casos, como la gaseosa, pero hasta la gaseosa después de la “erupción” tiene un sabor distinto y “algo queda”. Y si no, miremos lo que ha cambiado este país desde el 15M. Y pensemos lo que va a resultar de las movilizaciones de funcionarios de todo tipo, docentes, sanitarios, mineros, etc. No creo que esto se vaya a terminar aquí, y seguro que dejará un poso y tendrá consecuencias a no muy largo plazo.

Que la solución es “Más Europa”, yo estoy convencido de que es la mejor solución, pero no la única, seguro. Alemania ya perdió dos guerras mundiales en el siglo pasado y ha empezado este siglo empeñada en ganar la tercera guerra mundial, “La monetaria”. Lo que no terminan nunca de ver los gobernantes es que en ninguna guerra hay vencedores y que al final, todos terminan por pagar los platos rotos; salvo las ratas de alcantarilla de los especuladores, a los que nadie presta atención de como se ponen las botas, mientras los demás lo pierden todo. Alemania va  a salir perdiendo de todo esto, igual que todos los demás; porque su riqueza tampoco se basa el el autoconsumo y la autosuficiencia. Es muy probable que la solución pase por hacer, por fin, una unión fiscal, económica y política Europea. Que de verdad todos seamos europeos a la hora de pagar impuesto y recibir servicios. ¿No se ha dicho siempre que la unidad hace la fuerza?. Pues unámonos.

Pero eso sí. Esa unidad debería basarse en la igualdad y en la justicia. Los franceses dirían que basada en: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Pero yo creo que esa igualdad tiene que tener una de hierro en la aplicación de la justicia para poner todos los cepos que haga falta y frenar a los que se enriquecen a fuerza de arruinar a la ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *