> Sociedad > Cultura científica en España

Cultura científica en España

Creo que fue ayer mismo cuando, en un medio de comunicación, se daban datos escalofriantes sobre la escasa cultura en científica en España.

Pongo en cuarentena cualquier datos estadístico que llega a mis oidos, por muy sería que parezca ser la institución que los dice o la que ha hecho la encuesta o estudio. Hay que saber muchas cosas de cómo se ha hecho, para poder sacar conclusiones válidas; y eso es lo que nunca nos explican bien. Realmente, ¿Qué quiere decir que el 40% de los españoles no ha sabido decir el nombre de un científico?- ¿Cuál era la pregunta exacta?. ¿A qué población?, ¿con qué muestra?, etc…

Pero vayamos al grano. He sido profesor de ciencias muchos años y hasta yo tuve que hacer esfuerzos en una ocasión porque no me venía a la boca el nombre de D. Alexander Fleming. Ese dato puede parecerme ridículo, pero el hecho es que nuestra sociedad hace años que le dió la espalda a la ciencia (si es que en alguna ocasión la miró de cara), para centrar sus ojos en otros aspectos infinitamente más banales, superfluos, ridículos y sonrojantes, de la naturaleza humana.

Pero lo realmente cierto, y eso es lo que me gustaría poner en valor, es que contamos con una generación de jóvenes investigadores (y ya no tan jóvenes) que ya quirieran en otros paises. Y también es cierto es que los quieren, se los llevan y se los quedan. Démonos una vuelta por cualquier facultad o escuela de ingeniería y preguntemos en los grupos de investigación consolidados. Es apabullante la cantidad de “cerebros” que producimos en relación a los accesos a las carreras de ciencias y tecnología.

Hay que conseguir que la sociedad se dé cuenta de que la ciencia, la investigación y el desarrollo tecnológico, son un motor de desarrollo y actividad, que promueve el crecimiento (ya no hablo de los políticos porque esos irán unos cuantos años detrás). Una forma de conseguir eso, puede ser la difusión de los personajes, los proyectos, los aspectos curiosos y sorprendentes que la ciencia y la tecnología ponen en juego en nuestra sociedad actual. Seguro que, si muchos chicos y chicas tuvieran la oportunidad de pasar unas horas en un laboratorio de imagen, de química (pero no el de la escuela…), en un centro de investigación biológica, o en compañía de muchos becarios que hacen investigación en informática, se engancharían y les apasionarían las espectivas que se abren con la investigación.

Porque el saber es mucho más apetecible, satisfactorio y compensador que la alienación a la que nos someten los medios. Porqué, si no, los jóvenes usan cada vez más Internet y ven menos Tele. Aquí pueden ser protagonistas de algo y allí, hasta ellos se dan cuenta de que les toman el pelo.

Parece que el curso que viene podríamos tener oportunidad de sumarnos a un par de iniciativas encaminadas en esa dirección. Espero con ilusión que eso pueda ser posible y que podamos poner un granito de arena en la construcción de una sociedad que valore los grandes logros que podemos alcanzar, sólo orientando mejor a nuestros magníficos chavales y chavalas, que los tenemos a montón.

Saquémolos del aburrido sofá y pongámoles delante un reto científico. Algunos nos llevarán de vuelta  a la Luna (sólo es una expresión ehh, yo ya no cuento con ir. 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *