> Sociedad > 24 horas

24 horas

Posted on 28/07/2013 | No hay comentarios en 24 horas

A una larga sucesión de barbaridades cometidas por este gobierno de corruptos que nos toca sufrir, se añade ahora la decisión de que las mujeres tengan que pasar 24 horas ingresadas para que sus lesiones adquieran la consideración de malos tratos. Y encima la excusa que se nos da es que: de otra forma son muy difíciles de contabilizar.La sinrazón de  las decisiones que toma este gobierno tiene un objetivo muy claro y no es la superación de la crisis. Para superar una crisis económica se tomarían medidas que afectaran a los gastos, y de forma muy destacada a los “grandes gastos”. Los despilfarros en infraestructuras inútiles y ostentosas, los cientos de asesores para no se sabe qué tareas, los sobresueldos, los sobornos, las podridas, los sobreprecios, las corruptelas en general; ya darían para soportar los déficit que hubiera en la atención a los servicios públicos. Pero si eso no fuera bastante hay un criterio de justícia social que está amparado en las leyes y que no se aplica bajo ningún concepto; y es el de que “pague más quien más tiene”.

La salida de la crisis se está haciendo a hombros de las clases medias, a las que se pretende hacer desaparecer. Los bancos son los que se arriesgan cuando adquieren productos financieros sin una báse real. Y, sólo en una pequeña parte de esta historia, quienes prestan dinero sin mirar a quien y en qué condiciones. Pero luego todos tenemos que rescatarles a ellos. Eso sí; “Que no tengan ni un céntimo de ganancias menos que los años anteriores”; porque de pérdidas ni se habla, ni pasa por la cabeza de nadie. Igualito que si uno de nosotros tiene la idea de montar un taller y le va mal. Te expropian hasta la camiseta y terminas pidiendo limosna en la calle para seguir pagándole al banco. Claro que tú a lo mejor has dejado a deber unos miles de euros y ellos deben millones…

Pero es que, en el fondo, no se trata de salir de la crisis “sólo”. Lo más importante es que esta “crisis”, que lo es, no tiene sólo la cara económica, sino que es fundamentalmente una crisis social o, si se quiere, una crisis “socializada”. Se está desmontando el estado del bienestar piedra a piedra, grano a grano. Uno de los ejemplos más claros es la contínua reducción en derechos y en libertades; y en eso hay mucho de lo que quejarse. Pero veamos el aspecto de la mujer y su capacidad de reproducción.

Si un gobierno quisiera buscar un futuro y un equilibrio en las cuentas  en la sociedad española, que es la que menor tasa de natalidad tiene de Europa (no vamos más allá), tendría que estar pensando en incrementar la población. Eso haría que nuestra futura población activa creciera y tuvieramos más cotizantes para soportar el sistema. ¿Qué hay mucho paro?. Sí claro, pero es que los bebés no buscan trabajo y no podemos pensar sólo en el plazo inmediato en las próximas elecciones (las que toquen). Es que, los que están en paro son los padres que han de alimentar a esos bebés. Sí pero es que la inversión en subsidios no debe ser un obtáculo en unas cuentas de supervivencia del estado, sino uno más de los factores a considerar en las tomas de decisiones. Este año, con recortes bestailes y absurdos, hemos conseguido frenar algo el crecimiento de nuestra deuda, cierto; pero a costa de que el estado haya vist0 aumenta sus gastos. Claro, piensan algunos, pagando tanto subsídio… Pués no. El problema es que se ha congelado y dejado morir el mercado interno y toda la economía nacional. O más bien, se ha matado. Y así no se puede recaudar nada.

Y mientras tanto y al albur de estos vientos, aprovechan y hacen:

  • Una reforma de la ley del aborto (para leer un rato) que nos retrotráe a los años 50. Nuestras mujeres tendrá que volver a fletar vuelos al extranjero cuando se vean en situaciones extremas. Esto es maternidad responsable y respeto por la mujer.
  • Se hace una desfinanciación de los anticonceptivos de mejor calidad y que se los pague quien pueda. En vez de hacer una política de mejora de la planificación familiar.
  • La reproducción asistida  (más)se condiciona a que exista una esterilidad “demostrada”; cuando ese concepto se define como “la no gestación tras un año contínuo de relaciones sexuales”. ¿Y quíen demuestra eso y cómo?. Y además, una vez más, se hace caso omiso de lo que dice la justicia al respecto. Caso de Asturias

Las medidas tomadas no son coherentes con ningún ahorro posible. ¿Alguien sabe cuánto nos vamos a ahorrar en las reproducciones asístidas de lesbianas?. Yo no sé esa cifra, pero me extrañaría muchísimo que justifique ninguna medida. ¿Alguien sabe cuál es el desequilibrio presupuestario que supone la financiación de los anticonceptivos de calidad?. ¿Tampoco lo han documentado?. ¿Qué raro no?.

Y para que no nos asombremos más y terminemos de caernos del guindo, va la señora ministra Mato ( de tan honrosa memoria para todos por “sus gastos” en confeti y viajes a parques de atracciones) y se descuelga con que para entrar en las estadísticas de malos tratos las mujeres han de pasar por un ingreso hospitalario de 24 horas. Eso es pensar en el ahorro. Ah, no. Que esta vez el motivo es que, si no, el cómputo es muy complejo. Pues no sé cuánto han pensado en esa medida más allá de intentar camuflar el maltrato de cara a la próxima campaña electoral. Nos toman a todos/as por idiotas y nos tratan como a tales. En unos meses dián que nuestros maltratadores han disminuido una barbaridad y será gracias a sus medidas. Efectivamente; será gracias a su medida “de no contar la mayoría de los casos”.

Pero a lo peor se les vuelve la tortilla y resulta que han vuelto a abrir una Caja de Pandora. ¿Qué pasará si todos los médicos con un grado normal de responsabilidad profesional y social dejan ingresadas a las agredidas durante 25 horas para que su caso cuente?. Pues que estaremos ocupando camas y haciendo un gasto inutil con la única finalidad de que a la ministra le pueda funcionar mejor la calculadora.

Está más que claro que el objetivo no es superar esta crisis, sino crear con ella una separación social que haga desaparecer la clase media de este país. Que la pobreza, la necesidad y la desesperación nos convierta en la mano de obra sumisa y dispuesta a trabajar en las mismas condiciones de los chinos y al mismo coste para los empresarios. Ya lo decía bien clarito Juan Roig, el presidente de Mercadona. Y para cuando hayan conseguido eso y hayamos perdido la sanidad pública, la educación, la justicia, los derechos y libertades y todo lo que puedan quitarnos, ya no tendremos opción más que a asumir lo que caiga si queremos comer o sobrevivir a la opresión del estado. ¿Y esta gente se permite llamar fascistas a los que realizan scraches?.

¿Han leido historia?. y más en concreto: ¿Han leido algo de historia de España?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *